INDULGENCIAS

¿QUÉ ES LA INDULGENCIA?

 

DEFINICIÓN SEGÚN EL CATECISMO DE LA IGLESIA:

La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y, cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos" (C.I.C. 1471).

 

EXPLICACIÓN:

Cuando alguien comete un pecado y se arrepiente, Dios le perdona, pero le queda algo pendiente.  Esa obligación o deuda que nos queda pendiente puede eliminarse, total o parcialmente, mediante la práctica o la lucración de indulgencias. (Son lo que las vitaminas al organismo).

 

DEPÓSITO O “INMENSO TESORO COMÚN”:

La Comunión de las almas es como un “banco de las almas”. Los méritos de todos los miembros de la iglesia –vivos y muertos- están acumulados en un inmenso tesoro común. El Papa y los obispos tienen la autorización o el poder de obtener de él, para compensar la remisión de las penas, que también les es autorizado conceder. Estos “cheques” de la comunión de bienes espirituales, obtenidos a favor nuestro o de la comunidad, son las indulgencias.

 

Las indulgencias son concedidas en ocasión de una buena acción, de una práctica devocional, de una oración, etc. Las indulgencias concedidas llevan consigo la remisión de la pena temporal debida por los pecados perdonados. Pueden darse a favor de los vivos y los difuntos. En los primeros abrevian o sustituyen las penitencias que deberá imponer el confesor. En los que esperan en el purgatorio el momento de ser admitiditos en la bienaventuranza eterna, tiene como consecuencia la supresión o la mitigación de las penas.

 

ACLARACIÓN:

Solo Dios en su infinito poder aprecia el valor de estas remisiones: quitar al alma en expiación, el peso que corresponde a las indulgencias concedidas.

Las indicaciones temporales que acompañan la concesión de indulgencias no corresponden matemáticamente a la realidad. Evocan el recuerdo de las antiguas tarifas penitenciales (En el purgatorio, además, la noción del tiempo no existe).

 

¿CÓMO OBTENER LA INDULGENCIA?

Primero, es necesario considerar que todo pecado acarrea una doble consecuencia: la pena eterna y la pena temporal.

 

La pena eterna es la ruptura de nuestra comunión (comunicación) con Dios y la imposibilidad de acceder a la vida eterna (a la salvación). Esta consecuencia queda subsanada con el arrepentimiento del o de los pecados y con el sacramento de la confesión.

La pena temporal es el castigo que permanece aún por los pecados. (Son lo que los intereses a la deuda perdonada). Puede reducirse o cancelarse mediante la realización de las buenas obras, mediante la oración; por la aceptación cristiana del sufrimiento y, adicionalmente, mediante las indulgencias. Está en orden a la reparación por los daños causados (consecuencias) y tiene que ver con el propósito de la enmienda y la satisfacción de obra. En cuanto corresponde a cada creyente esforzarse, poner de su parte.

 

TIPOS DE INDULGENCIA:

Indulgencia plenaria: Consiste en la remisión total de la pena temporal causada por los pecados.

Indulgencia parcial: Es la remisión parcial de esta pena temporal.

 

Cuando se está buscando lucrar una indulgencia plenaria y por faltar el arrepentimiento de algún pecado venial no se cumple con todas las condiciones exigidas para la indulgencia plenaria, la persona obtiene al menos una indulgencia parcial.

 

ACLARACIÓN: Sólo Dios sabe exactamente cuán eficaz ha sido una indulgencia parcial o si efectivamente se obtuvo una indulgencia plenaria.

 

PARA GANAR LA(S) INDULGENCIA(S) SE REQUIERE:

-      Ser bautizado

-      Ser miembro de la Iglesia Católica

-      Estar libre de excomunión

-      Amar y vivir el estado de gracia (desear de corazón y hacerlo efectivo).

-      Tener la intención de obtener la indulgencia.

-      Cumplir con las demás condiciones que la Iglesia ha determinado para la indulgencia que se desee obtener.

Para indulgencia Parcial: Estando arrepentido de los pecados, realizar la acción requerida para dicha indulgencia.

Para indulgencia Plenaria: Estando arrepentido de los pecados, realizar la acción requerida para dicha Indulgencia y, además hacer una Confesión Sacramental, recibir la Sagrada Comunión y rezar por las intenciones del Papa (un Padre Nuestro y un Ave María, por ejemplo). Finalmente, hay que estar libre de todo apego de pecado, incluyendo los pecados veniales. El estar libre de todo pecado solo lo sabe Dios. El buscar la libertad ante todo apego desordenado lo puede advertir la propia persona, pues en ello con su esfuerzo y la confianza en Dios, se puede comprometer.

 

LAS INDULGENCIAS EN LA IGLESIA CRISTIANA

Es bueno saber también que la práctica de las Indulgencias comienza desde las primeras etapas de la Iglesia y que los principios que la sustentan están todos contenidos en la Sagrada Escritura. Cfr. C.I.C. 1471

 

En el año 325 el Concilio de Nicea concede a los obispos el poder de aplicar las indulgencias. A finales del siglo XI, por primera vez el Papa Urbano II concede indulgencia plenaria: se beatificarán todos los cruzados para la libertad de Jerusalén

 

Desde entonces, el régimen de las indulgencias se instauró en la economía espiritual del buen cristianismo. La mayoría de estas remisiones son un estímulo a la piedad. Así en el siglo XIII, por la influencia franciscana, es concedida la indulgencia de la Porciúncula. Se aplica a todos los que visitan la iglesia de Santa María de los Ángeles en Asís.

 

En el año 1300 Bonifacio VII concede la indulgencia plenaria del jubileo a todos los que penetren en las iglesias de Roma. Es un estimulo a las peregrinaciones y a la asistencia a los oficios.

 

Es bueno saber que las indulgencias son parte de la enseñanza infalible de la Iglesia Católica. Esto significa que ningún Católico puede dejar de creer en las indulgencias. En efecto, el Concilio de Trento (1545-47) condenó a todos los que sostenían que la Iglesia no tenía el poder de conceder Indulgencias o que éstas constituían una práctica inútil.

Así que recuerdo que los abusos que ocurrieron durante la reforma Protestante y que dieron a Lutero la excusa para sus discusiones y llevar a cabo la división de la iglesia con el cisma Protestante, no puede hacer que los Cristianos Católicos nos sintamos incómodos con las Indulgencias y que dejemos de aprovechar esta muy útil y provechosa práctica piadosa que nos ayuda a disminuir o eliminar la pena temporal causada por los pecados. 

 

LA IGLESIA ADMINISTRA LA REDENCIÓN

El otorgamiento de indulgencias se basa en la sana doctrina de la fe cristiana católica:

 

-      Los méritos infinitos de la redención de Cristo

-      Los méritos de la Santísima Virgen María

-      Los méritos de los santos

-      La doctrina del Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia

-      La Comunión de los Santos (los de la tierra, los del purgatorio y los del Cielo)

La Iglesia puede conceder indulgencias por…

Por el poder de atar y desatar que Cristo otorgó a la Iglesia fundada por El, que es la Iglesia Cristiana Católica.

Es así entonces como, la autoridad de la Iglesia, utilizando el poder que Cristo le dio, está en capacidad de distribuir el tesoro de gracias de la Iglesia (constituido por los méritos de Cristo, de la Virgen y de los Santos). Y está en capacidad, también, de establecer las condiciones por medio de las cuales podemos, mediante las indulgencias, acceder a ese tesoro infinito de gracias y así obtener la remisión de la pena temporal que nuestros pecados nos han causado.

 

Según la Palabra de Dios y según la doctrina de la comunión de los Santos, otras personas pueden ayudarnos a pagar las deudas adquiridas a través del pecado. Adicionalmente, existe un intercambio de ayuda entre los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia.

 

Y, por la Comunión de los Santos, podemos nosotros durante nuestra vida en la tierra obtener también Indulgencias para los salvados que se encuentran en estado de purificación (Purgatorio), y así ayudarles a cancelar o disminuir la pena temporal que precisamente están pagando en esa etapa de purificación.

O sea que, podemos obtener indulgencias para nosotros mismos o para los fieles difuntos del Purgatorio. No se pueden obtener indulgencias a favor de otra persona viva.

 

¿QUIÉN AUTORIZA LAS INDULGENCIAS?

En nuestros días, únicamente el Papa, asistió de la Sagrada Penitenciaría Apostólica, tiene el poder de atribuir indulgencias. Los obispos están autorizados solo por delegación.

 

LAS INDUGELCIAS MÁS POPULARES SON:

Las del Santo Rosario, las de los escapularios, las del altar privilegiado, las de la bendición apostólica y las de las peregrinaciones.

 

Una condición: Oraciones y obligaciones deben cumplirse en estado de gracias, habiendo confesado y comulgado en los días anteriores o posteriores.

 

EL NÚMERO 21DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL SACRAMENTUM CARITATIS (22 FEBRERO 2007) DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI NOS DICE, SOBRE LA INDULGECIA:

 

“Una praxis equilibrada y profunda de la indulgencia, obtenida para sí o para los difuntos, puede ser una ayuda válida para una nueva toma de conciencia de la relación entre Eucaristía y Reconciliación. Con la indulgencia se gana «la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en lo referente a la culpa». El recurso a las indulgencias nos ayuda a comprender que sólo con nuestras fuerzas podremos reparar el mal realizado y que los pecados de cada uno dañan a toda la comunidad; por otra parte, la práctica de la indulgencia, que, además de la doctrina de los méritos infinitos de Cristo, implica la de la comunión de los Santos, enseña «la íntima unión con que estamos vinculados a Cristo, y la gran importancia que tiene para los demás la vida sobrenatural de cada uno». Esta práctica de la indulgencia puede ayudar eficazmente a los fieles en el camino de la conversión y a descubrir el carácter central de la Eucaristía en la vida cristiana, ya que las condiciones que prevé su misma forma incluye el acercarse a la confesión y a la Comunión sacramental.”

 

 

Comentarios: 1
  • #1

    LEONOR DIAZ FLOREZ (lunes, 08 agosto 2011 13:48)

    Cuales oraciones son requeridas en oracion para ganr indulgencias